Amezkua Total Design

Blog CARTA DE DESPEDIDA, ANSIADA DESPEDIDA

En Madrid a 31 de diciembre de 2020

POCO EXTRAÑABLE Y QUERIDO 2020:

No quisiéramos que te vayas sin antes decirte algunas cosas que, como muchos otros, tenemos entre pecho y espalda atragantadas.

 

El 9 de noviembre de 2019 abrimos nuestra primera tienda física de Amezkua en Calle La Palma, en el corazón de Malasaña. Teníamos ganas, estábamos entusiasmados, teníamos productos interesantes para ofrecer, y el barrio no paraba de comentarnos que nos necesitaba. Tu predecesor primo 2019 nos trajo unas espléndidas navidades y primeras fiestas en la tienda. Pero llegaste tú que junto con el destino tuvieron que juntar a un ser humano con ese bendito murciélago. Debemos reconocer que la jugada te salió bien, durante tu sábado 14 de marzo, ¡nos encerraron! Nos obligaron a quedarnos en casa y ver como todos nuestros sueños, objetivos y deseos se desvanecían sin poder hacer nada.

 

Sin embargo, ya con la tormenta en calma y porque no somos rencorosos, porque creemos que siempre es mejor mirar el vaso medio lleno, con una sonrisa, queremos darte las gracias, sí, has leído bien, las gracias.

 

Y tú estarás pensando… ¿y qué motivos tienen estos dos para darme las gracias?

 

Pues son varios, porque tu paso nos ha enseñado que un cambio de rieles siempre desvía el destino, pero en ese cambio aparecen nuevas rutas que obligan a reflexionar sobre lo que realmente importa. Hemos abierto los ojos, y hemos podido ver que no es el camino o la ruta. Lo que realmente importa son las personas con las que transitas.

 

Como ya nos conocemos bastante sabemos que en este momento nos harías la pregunta del millón: ¿Qué personas?

De verdad 2020, de verdad ¿Nos preguntas qué personas? ¿De verdad nos preguntas eso? Te diremos que son varias.

 

Una de esas personas son nuestros clientes, nuestro pilar fundamental, tanto quienes compran en la tienda online como en la física, a todos aquellos que han confiado en nuestra experiencia para proyectar, reformar y decorar sus casas. Como también los que vienen buscando asesoramiento, consejos o simplemente una charla profesional. Gracias 2020 por acercarnos a ellos.

 

Por otra parte, los vecinos del barrio de Malasaña. Con esta pandemia te has llevado por delante muchos negocios, has atropellado muchos sueños, hemos oído y hemos vivido de cerca historias muy tristes. Nos apena mucho lo que has hecho. Nosotros, con mucho esfuerzo, hemos sobrevivido y gran parte de esto es gracias el apoyo incondicional de nuestros queridos vecinos de Malasaña y Madrid. Gracias 2020 por acercarnos a nuestros vecinos.

 

Y por último, pero no menos importante, queremos darte las gracias a ti, sí a ti mismo. Porque tu paso nos permitió tener el tiempo necesario de poder ver cuán importante que es nuestro EQUIPO, nos hiciste ver cuánto debe ser valorado cada uno de los integrantes de Amezkua. Tú nos has obligado a tirar del freno de emergencia y nos has regalado un bien preciado y poco valorado: El Tiempo. Su falta o sobra durante este año nos ha hecho replantear todo, girar 360º, ver la realidad con un enfoque distinto y, sobre todo: acercarnos a las personas que forman parte de este tren llamado Amezkua. Nos has permitido tener el tiempo para conocer a fondo el equipo, sus necesidades, trabajar con otro ritmo y conectar más, apreciarnos y valorarnos. Gracias 2020 por acercarnos a nuestro Equipo.

 

Esto ha sido uno de los mejores aprendizajes de este año, hemos crecido como personas, hemos entendido que el compromiso y la entrega por parte de todos y cada uno los miembros del equipo es nuestro hilo conductor si hablamos de aptitudes, somos como una familia de jóvenes de 20 a 30 y pocos que amamos lo que hacemos.

 

Y habiéndote dado las gracias, para romper un poco la unilateralidad, quisiéramos ser nosotros quienes te pongamos a ti en un aprieto antes de terminar el año. Es por ello que te nombraremos el Patrón de la tripulación del tren de Amezkua. Y para que vayas entrando en clima, te presento aquí a tus protegidos:

 

Aleix, tu tripulante sonriente. Él contagia alegría, pura frescura. Positivo por antonomasia, de hecho, en el confinamiento siempre era el que más animaba al grupo en esos días bajos que todos hemos sufrido. Aleix es sinónimo de optimismo, solo tienes que ver como atiende a nuestros clientes en la tienda con cariño y cercanía, pero siempre con una impronta profesional y de respeto.

 

Dagmar, tu tripulante menor, pero no menos. Polifacética total, es la luz de la tienda. Probablemente aún teniendo todas las bombillas encendidas la tienda y el equipo estaría a oscuras sin ella. Siempre dispuesta a la entrega desinteresada, a dar más de lo que se necesita, detallista milimétrica a un nivel excepcional. Cruzar cualquier palabra con ella es un placer. Da igual lo que haya que hacer o cuál sea el problema, siempre sabrá cómo resolverlo.

 

Isleny, tu tripulante risueña. Esta pendiente de que todo esté en su sitio, ordenado y en condiciones para poder abrir nuestras puertas todos los días. Extrovertida por naturaleza, cautiva a todos con su sonrisa y contagia buena vibra. Nuestro cable a tierra en los momentos más tensos, siempre sabe como calmar las aguas.

 

David, tu tripulante más alto. Jamás lo escucharás decir no, una persona cuya predisposición y proactividad es difícil de encontrar. Es el último que se ha incorporado al equipo, y podríamos definirlo como “esa persona que corre tras un tren en marcha a toda velocidad y su único objetivo es alcanzarlo, y sabes qué… logra cogerlo a tiempo, lo hace sin miedo ni rendiciones” ese es David, el último en llegar y sin embargo, alguien que ha sabido adaptarse desde que se subió a ese vagón en marcha.

 

Ana, tu tripulante 360º, tu mano derecha.  Y como 360º igual te soluciona un problema en la ofi como también te ayuda con un problema personal. Es la que está pendiente de la comodidad de todos. Ella es “el pegamento” de Amezkua en todos sus niveles de trabajo. Es el nexo de unión de esta familia, sin ella, estamos perdidos. Conciliadora oficial Amezkua, ella es como “la crema de la galleta Oreo”, si la quitas, esas dos galletas secas carecen de sentido, son solo dos galletas. En otras palabras, es la responsable de que las fichas del puzzle encajen.

 

María, tu tripulante artista. Es creatividad en estado puro, un tornado de ideas que revoluciona y enriquece lo que tenga alrededor, generando una atmosfera contagiosa que, sumada a su carisma abrumador, nos hace pasar las tardes más amenas en la oficina. María es joven, pero con una capacidad y agilidad para entender la arquitectura admirable, inquieta, curiosa y excepcional: siente, imagina y ve todo en tres dimensiones, y es ahí donde aparece la magia.

 

Y para terminar, pues estamos nosotros: Álvaro y David, los maquinistas de este tren llamado Amezkua, dos profesionales de la arquitectura, del interiorismo y el diseño que amamos lo que hacemos, dos personas que nos admiramos mutuamente: nos podemos definir como “antagónicos a la par que compatibles”, somos como el Gin Tonic perfecto: “se mezcla, pero no se agita”.

 

Necesitarás de los dos, ya que Álvaro resuelve las tareas del “hoy” y David del “mañana”, porque hoy estamos en este tren, pero mañana será otro… y el destino, pues no lo sabemos. Porque si hay algo que nos has enseñado tú, bipolar 2020, es no hacer planes, así que eso haremos, no planear la llegada a la próxima estación pero si saber quiénes son los tripulantes que nos acompañan.

 

Adiós 2020, que tu viaje sea solo de ida y a pesar de estar en paz, avanza sin parar y no mires atrás.

 

Álvaro y David

Post a Comment

en_GBEnglish
Open chat
Hola!!
¿Podemos ayudarte?